Testimonios

Peeps Nicol, Roses, Abril 2020

“No tengo más que elogios por la invaluable ayuda espiritual y práctica que recibimos del equipo del Costa Brava Hospice (CBH). Desde el momento en que nos pusimos en contacto por primera vez con Melissa a través del sitio web de CBH, todas nuestras preocupaciones sobre la inevitable muerte de Brian a causa de la FPI desaparecieron. Supimos que estábamos en buenas manos.

Habíamos decidido vivir el tiempo que le quedaba, en nuestro pequeño y soleado apartamento de Rosas, aunque nuestro desconocimiento tanto de los recursos locales como de la lengua, sumado a las circunstancias de la enfermedad de Brian, probablemente hubiera sido un gran desafío si no hubiéramos contado con la ayuda y soporte de Melissa Levey y Tew Bunnag, que hablan catalán y español con fluidez.

Finalmente y a causa del coronavirus tan solo Melissa nos pudo seguir visitando. En las últimas semanas, hasta se encargó también de proporcionarnos todo lo que necesitábamos: alimentos, medicamentos, oxígeno y equipos, así como también coordinó las visitas de médicos y enfermeras.

Ya casi al final, llamaron al equipo de cuidados paliativos que vinieron sin demora a pesar de la situación especial provocada por la pandemia, manteniendo a Brian lo más cuidado posible encargándose de un complicado régimen de drogas para que no sufriera.

Brian murió a última hora, la noche del 10 de abril de 2020. Melissa estuvo con nosotros, dándonos un maravilloso y calmado apoyo. Llamó a la funeraria elegida (Vicens de Figueres), que también fueron ejemplares en su trato con nosotros, muy profesionales, así como muy amables y cariñosos.

Melissa hizo todos los arreglos necesarios con Vicens para que yo tuviera todo el papeleo en regla y se encargó de gestionar la repatriación al Reino Unido de mi hija, durante la etapa de confinamiento.

Todavía siento la necesidad de las conversaciones diarias con Melissa. Se ha convertido en una amiga de confianza. Realmente no puedo imaginar cómo lo hubiéramos hecho en un momento tan difícil, sin la ayuda de Costa Brava Hospice.

Un sentido GRACIAS!”